GRAF te acerca la programación de la creación contemporánea en Cataluña. La agenda que suma todas las agendas.

Alicja Kwade

Lugar: Blueproject Foundation
Princesa, 57
08003 Barcelona
Precio: Actividad gratuita
Exposición

La Blueproject Foundation presenta la primera exposición individual de la artista Alicja Kwade en España, que se podrá ver en Il Salotto del 23 de noviembre de 2018 al 21 de abril de 2019.

La exposición “Glances”, concebida exclusivamente para esta sala de la fundación, revela los intereses de la artista en las experiencias físicas y perceptivas de cómo habitamos el espacio y el tiempo a través de tres conjuntos de trabajos inéditos: Clout-Count (2018), una escultura sonora de grandes dimensiones; Between Glances (2018), tres esculturas que ocupan el espacio jugando con el reflejo de unas bombillas y el concepto de doble; y una serie de piezas, In-Between (September) (2018), que plasman experiencias temporales.

Nos adentramos en el espacio expositivo transformado por una serie de estructuras que se disponen caprichosamente por la sala dibujando configuraciones irregulares. Cada pieza está compuesta por diez paneles de perfil metálico, algunos con superficie de cristal, otros de espejo y otros vacíos. Terminan de componer cada escultura unas lámparas posicionadas en el suelo, delante de los paneles, creando juegos visuales entre el objeto real y su reflejo. La repetición y el cambio de diferentes elementos en determinadas configuraciones provocan una experiencia ilusoria en el observador, que también se ve incorporado en la obra al ver su reflejo en algunas ocasiones, pasando a ser objeto del mismo juego al que se someten las bombillas. Esta investigación sobre el reflejo, el doble, la materialidad y la espacialidad es una línea de trabajo que Alicja Kwade viene realizando desde hace años, en la que podemos apreciar esculturas de pequeño formato, como la obra seminal Parallelwelt -dos lámparas encaradas con un espejo entre ellas-, que ha tenido diferentes versiones en diferentes años, o grandes instalaciones, como Light Transfer of Nature (2015) o WeltenLine (2017), presentada en la pasada (57ª) edición de la Bienal de Venecia y actualmente en la Hayward Gallery de Londres.

En el centro de la sala encontramos una gran escultura sonora, compuesta por veinticuatro altavoces montados equidistantes en el perímetro de una estructura circular, asemejándose a un reloj y haciendo referencia al sistema duodecimal. El sonido recorre los altavoces y crea un movimiento espacial, pulsátil. Podemos escuchar sonidos familiares como los latidos del corazón (de la propia artista) y el tictac de relojes, orquestrados en base a nuestra experiencia temporal. Cada minuto conlleva 60 beats, pero cada minuto se siente distinto, y todos los minutos juntos crean una secuencia que llena un día entero, 24 horas. La instalación provoca una inmersión en la experiencia del espacio y el tiempo, con sus aceleraciones y ralentizaciones, de forma profunda y emocional. En el trabajo de Kwade, el concepto de tiempo y la circularidad cobran especial interés y el reloj y el sonido son una presencia constante. El reloj, para la artista, es el testigo del ímpetu del ser humano en querer medir y dividir el tiempo como un medio para controlar y dar forma a la realidad.

En la serie In-Between (September) (2018), la artista hace un gesto de espacialización del tiempo muy similar a una instalación site-specific anterior. Vemos unas piezas enmarcadas que contienen unas manecillas de reloj que surgen en una determinada hora del día para desaparecer en otra, en diferentes posiciones y más o menos concentradas, pero siempre a partir de un mismo centro, espacializado. Cada pieza se titula con el día de la semana (jueves, viernes, martes…) y la fecha en la que la artista la hizo. El tiempo vivido en cada día queda reflejado en este lapso de movimiento, más o menos intenso, más o menos constante. La relatividad de la experiencia se hace visible en estos sutiles dibujos–collage.

El trabajo de Alicja Kwade es preciso y conciso, cuestiona la realidad visible e invisible a través de la materialidad y la configuración de objetos en un determinado momento. Un momento que no deja de ser uno entre las muchas posibilidades de una condición no estática de la realidad.