GRAF te acerca la programación de la creación contemporánea en Cataluña. La agenda que suma todas las agendas.

Cultura de dormitorio. Narraciones de adolescencia femenina / Xiana Gómez Díaz / Sala Gran / BCN Producció'15

19:3021:30 h
Lugar: La Capella
Hospital, 56
08001 Barcelona
Precio: Actividad gratuita
Inauguración

La exposición, sobre secretos, identidad y roles sociales, es una exploración fascinante de estas temáticas a través de las producciones culturales que las adolescentes realizan en la intimidad del dormitorio, cuando cierran la puerta a los padres y al mundo. La exposición es fruto de la investigación sobre la literatura íntima y las llamadas culturas de dormitorio –nombre genérico que alude a las producciones que las adolescentes realizan en privado– que la realizadora y artista visual Xiana Gómez-Díaz emprendió junto con Carla Calleja en 2013. El concepto de cultura de dormitorio nace de la mano de la socióloga feminista Angela McRobbie hacia finales de la década de 1970, ante la necesidad de reivindicar las prácticas femeninas domésticas en la adolescencia frente a las masculinas, más abordadas y estudiadas.

Diarios secretos, carpetas atestadas de pegatinas y fotografías, autorretratos dibujados, sobres adornados con mensajes en clave, habitaciones decoradas como universos abigarrados, etc. Sobre estas producciones privadas la exposición fija una mirada nutrida por distintos enfoques, como la antropología, la sociología, el arte, la psicología, la semiótica, la narratología e incluso la grafología. Así es como estas prácticas privadas adolescentes revelan los sistemas simbólicos de valores y autoridad de las autoras (familia, escuela, comunidad, medios, etc.), a la vez que permiten entrever cómo funcionan los condicionamientos culturales desde la adolescencia, de cara a una valoración de la sociedad en general.

Cultura de dormitorio: Narraciones de adolescencia femenina muestra fotografías, vídeos y un valioso puñado de documentación íntima original que varias mujeres han donado para la investigación. Hasta el momento Xiana Gómez-Díaz ha recogido más de sesenta diarios íntimos escritos durante la adolescencia por mujeres que hoy tienen entre 22 y 55 años. La investigación sigue en curso.

Dos temas fundamentales sobrevuelan toda la exposición: el secreto y la autorrepresentación. El secreto es un concepto relevante, pues estas producciones culturales, que se basan en canalizar una pulsión íntima, se realizan a puerta cerrada: son creaciones tremendamente singulares porque no están destinadas a un público, sino que recurren al secreto para no ser reveladas ni leídas por nadie. El diario femenino como producto industrial se suele vender con llave y candado, y las jóvenes –como subraya especialmente la exposición– idean códigos, jeroglíficos, sistemas cifrados y de encriptación para ocultar sus pensamientos. Ambos aspectos revelan un determinado tipo de aprendizaje desde la tierna infancia sobre la gestión de la vergüenza y la plusvalía del secreto.

Por otro lado, la exposición enfoca la adolescencia como un periodo de autoconstrucción de la identidad en proceso. En esta época de la vida, una individualidad creciente pero indefinida pugna y pide paso en un laberinto de proyecciones: las que impone la familia, las emitidas por los medios de comunicación y las que emanan de la propia subjetividad. Dibujos, preguntas, juegos y autorretratos sobre lo que se fue, se es o se debería ser constituyen experimentos que sirven como herramientas para buscarse en una etapa controvertida de la vida. En la actualidad el dibujo ha sido sustituido paulatinamente por el selfi y otras prácticas relacionadas directamente con Internet y el entorno digital. La exposición no deja de lado estos lenguajes contemporáneos de la autorrepresentación en intimidad que plantean, sin embargo, la contradicción de estar destinados a ser mostrados, en oposición a las prácticas más tradicionales que venían siendo realizadas bajo la pragmática del secreto.

Culturas de dormitorio: Narraciones de adolescencia femenina chorrea una sobrecogedora sinceridad: producciones sin protocolo, de una naturalidad y una honestidad radicales, cocinadas en un contexto vital tan trágico como efervescente. Los relatos femeninos, con sus códigos, proyecciones y condicionantes, son elocuentes respecto al sistema y a los valores que este inocula en el individuo, pero también invitan a una reflexión más general sobre las etapas que todos vamos atravesando en la vida.