RESTRICTED ACCESS

La galería Miguel Marcos presenta una nueva exposición de Bernardí Roig (1965), quien no mostraba su trabajo de forma individual en Barcelona desde 2003 en su última exposición en la galería, Golpear el Instante.

 Restricted Access recoge una selección de trabajos (acuarelas, dibujos y esculturas) de Bernardí Roig realizados en los últimos años que exploran, desde una figuración desviada, -como es habitual en su trabajo- , la dificultad de mirar, la quietud de una soledad blindada y la esterilidad del lenguaje.

Su trabajo, obsesivo e insistente, es un ejercicio de la mirada que conduce inevitablemente a la ceguera y que ve más allá de la luz. Acumulando imágenes y amontonando luz la mirada se paraliza aunque continúe viendo en el temblor de la revelación o del desvelamiento. Las imágenes deslumbran y por ello desvelan, pero a la vez, enmudecen.

Algunos de estos trabajos producen un inquietante silencio, paralizan el habla porque revelan lugares inesperados, nos señalan la relación incestuosa que tenemos con la memoria y la extrañeza e inquietud que late en las profundidades reprimidas de la imagen que heredamos. Conducen a un vacío que la propia imagen llena y absorbe. Pero la imagen no sustituye a las palabras, simplemente las vacía de contenido y las asume o las integra, como palabras de silencio.

Esa imposibilidad de ver que se transmite como ceguera de luz ha sido minuciosamente construida por Bernardí Roig como un reto desde la ausencia de color, desde el blanco cegador, desde un instante blanco que insiste en su duración. Hay una inquietante correspondencia entre la luz hiriente de los fluorescentes y la neutralidad blanca (abstracta) que recubre los cuerpos y cabezas de sus esculturas. En el instante blanco congelado la mirada es paralizada como ceguera y como un rigor-mortis, pero también como un instante de revelación, de contemplación de lo que no se puede decir ni contar.

La reflexión sobre la mirada de Bernardí Roig, ha asumido el modelo expositivo como un “dispositivo de la alteración” con una clara voluntad de constituir una intervención visual, planteando un diálogo con múltiples tradiciones históricas e iconográficas que desvelan sus registros narrativos.

Esta exposición propone una trampa de la mirada. La luz, de hecho, es la forma de esa trampa que intenta atrapar momentáneamente aquello que no puede ser visto ni dicho, solo mostrado. Un intento de mostrar un caudal de imágenes intempestivas aprisionadas en una zona inaccesible, de acceso restringido, que se encuentra en el sótano, húmedo y oscuro, que hay en nuestra cabeza, pero de la cual no sabemos la clave de acceso.

RESTRICTED ACCESS