GRAF te acerca la programación de la creación contemporánea en Cataluña. La agenda que suma todas las agendas.

Hanna Collins. Escribiré una canción y la cantaré en un teatro rodeada por el aire de la noche

Lugar: Fundació Antoni Tàpies
Aragó, 255
08007 Barcelona
Precio: De 6.5€ a 8€
Exposición

El proyecto que Collins presenta en la Fundació Antoni Tàpies pone el foco en la figura del arquitecto egipcio Hassan Fathy (1900-1989). En estas fotografías, ya sea montadas en una secuencia y proyectadas como un film, ya sea presentadas en grandes formatos, Fathy emerge como el espectro de un legado moderno vernáculo olvidado.

Hannah Collins (Londres, 1956) ha sido reconocida por la compleja dimensión documental de sus fotografías, que a menudo se presentan en grandes formatos o en secuencias que reúnen varias imágenes de un mismo lugar. Desde la década de 1980 ha sido considerada una de las fotógrafas más singulares del panorama internacional. Sus instalaciones de carácter cinemático han fundido aspectos de la memoria colectiva, la historia y la vida cotidiana. Con su enfoque observacional despliega relatos surgidos de localizaciones geográficas remotas. A pesar de haber fotografiado fragmentos del mundo, sus imágenes generan una profundidad de campo que va más allá de la percepción de aquello que es local. Esta manera de hacer equivale, en suma, a un ejercicio de composición que utiliza la fotografía para llevarnos
a, y poner ante nuestra mirada, los lugares distantes. Lugares comunes que en la resolución final de sus obras acabarán pareciendo monumentos.

El proyecto que Collins presenta en la Fundació Antoni Tàpies pone el foco en la figura del arquitecto egipcio Hassan Fathy (1900-1989). En estas fotografías, ya sea montadas en una secuencia y proyectadas como un film, ya sea presentadas en grandes formatos, Fathy emerge como el espectro de un legado moderno vernáculo olvidado. Los restos de grandes proyectos concebidos en el siglo xx, como el realizado en Nueva Gourna (1945-1947) o el de Nueva Baris (1965-1967), son el objeto de una mirada que busca fórmulas de futuro.
A través de la fotografía, las arquitecturas de Fathy se redimen de la decadencia y la ruina que las amenaza. El trabajo que Collins ha desarrollado alrededor de esta figura podría entenderse como una colaboración que solo es posible mediante la fotografía. Una acción que va más allá del tributo a la memoria de los proyectos utópicos realizados por Fathy, y que constan como una de las contribuciones más importantes en los campos de la arquitectura y el urbanismo del mundo árabe.