Soledad Sevilla. Espacios ficticios. 1969 - 1980

Lugar: Ana Mas Projects
Carrer Isaac Peral, 7
08902 L'Hospitalet de Llobregat
Precio: Actividad gratuita
Exposición

Ana Mas Projects se complace en presentar Espacios Ficticios. Obra 1969-1980, la primera exposición monográfica de Soledad Sevilla en la galería. La muestra, que recupera uno de los periodos más significativos de la producción de la artista, reúne un conjunto de pinturas y trabajos sobre papel de esta época; momentos germinales en los que se consolida el característico universo de variaciones de líneas y tramas que marcará su quehacer artístico en toda su trayectoria.

La forma en que Soledad Sevilla (Valencia, 1944) concibe las obras expuestas es singular y, en cierta manera, las sucesiones de dibujos que conforman los grupos de obra lo desvelan. Tramas, patrones y retículas originalmente nacidas de la precisión y el dominio técnico se ven repentinamente comprometidas por la sensibilidad y la intuición de la artista al aplicar un rico juego de variaciones basado en la supresión y adición de elementos, y giros, traslaciones y alteraciones cromáticas, mutando hacia nuevas e insospechadas configuraciones dotadas de un indudable ritmo y dinamismo.

Sin duda, la participación de Soledad Sevilla en el seminario Generación Automática de Formas Plásticas del Centro de Cálculo de la Universidad de Madrid entre 1968 y 1973 fue determinante en el desarrollo de esa preocupación por la geometría y la pureza de líneas y colores plasmada en estructuras modulares. Intereses que la artista reflejará a la perfección en el dossier que presentará para la beca del Comité Conjunto Hispano-Norteamericano para Asuntos Educativos y Culturales y gracias a la cual, pudo trasladarse a Boston entre 1980 y 1982 donde entraría en contacto con el universo mental de la plástica americana y especialmente con el minimalismo, y que la llevarían a producir la que sería una de sus etapas más decisivas.

Así, algunas de las obras de la exposición, se construyen a partir de sencillos elementos lineales situados estratégicamente en el plano. Otras, desde la multiplicación y superposición de tramas y retículas que parecen aspirar no solo a llenar el espacio pictórico sino a superar el marco e ir más allá, evocando una multiplicación infinita. En este sentido, el compromiso de Soledad Sevilla con el espacio es claro, pues las líneas que ella traza, a pesar de ser en sí mismas bidimensionales, demuestran una clara voluntad expansiva. De hecho, no sería un sinsentido pensar estas líneas como el estado naciente o primigenio de las instalaciones que la artista realizará más adelante, en las que el grafito o la tinta son substituidos por hilo de cobre y algodón y que supondrán la ocupación definitiva del espacio expositivo.

El dibujo y la línea como elemento expresivo se convierten en estas obras, por un lado, en herramienta de comprensión del mundo, un método a través del cual procesar pensamientos, dar forma a intuiciones, sensaciones o energías, y traducirlas a un lenguaje tangible; y por otro, en herramienta generadora de espacios ficticios, para rediseñar el mundo creando espacios de ilusión que nos presentan, como más ilusorio aún, todo espacio real.

No sorprende que el espectador encuentre su mirada atrapada en esas redes y espacios reticulares, pues es por la delicada combinación de líneas, geometría, luz, espacio, ritmo y color que el arte de Soledad Sevilla rompe con la literalidad de los lenguajes y se adentra en el terreno poético y emocional, comprometiendo de esta manera los sentidos de quien lo observa.

Texto: Loida de Vargas

 

 

 

Soledad Sevilla. Espais ficticis. Obra 1969 – 1980