GRAF te acerca la programación de la creación contemporánea en Cataluña. La agenda que suma todas las agendas.

My Only Memory I Juan Dominguez

19:3021:00 h
Lugar: Mercat de les Flors
Carrer de Lleida, 59, 08004
Barcelona
Precio: 12€
Performance

Juan Domínguez nos hace trabajar, pensar, sentir. Se puede decir que la combinación de intelectualidad y de pasión se percibe en cada uno de sus trabajos, pero quizás sea en los solos donde se evidencie más claramente este diálogo. En ellos se aprecia la lógica de una investigación precisa en torno al lenguaje y a la forma, y la búsqueda de una sacudida al estatuto del yo. Cada uno conlleva una reflexión en torno a las estrategias para compartirse en escena, y demuestra una urgencia por provocar movimientos en el espectador.

My Only Memory continúa en esta línea de piezas que funcionan como manifiestos poéticos o declaraciones de principios. Desde la exploración de las posibilidades de ocultamiento de la identidad del intérprete en El Pelirrojo (1995) o The Taste is Mine (2000), hasta la radicalidad del dispositivo escénico en Todos los buenos espías tienen mi edad (2002), pieza en la que Domínguez aparecía sentado sin levantar en ningún momento la mirada hacia el público. La acción tenía lugar en un texto que, escrito en primera persona, el espectador hacía suyo o “incorporaba” mientras leía. Cuando en 2016 presenta su siguiente solo, Entre lo que ya no está y lo que todavía no está, lo hace habiendo dedicado años al estudio del lenguaje en relación con el gesto, con la producción del tiempo, con el manejo de la expectativa y de la imaginación. En él hace uso de sus vivencias íntimas, de su identidad como persona, de su nombre y el de su familia, poniendo a prueba la capacidad de lo autobiográfico y de lo anecdótico como material lingüístico y coreográfico. El artista aparece entonces en un lugar central del escenario, claramente visible, pero su objetivo no es mostrarse a sí mismo, sino sujetar la materialidad del texto, la textura y el ritmo de una voz que es tan suya como la de cualquiera. Sostener el texto en su forma física como si este fuera el artífice de la acción, como si fuera el texto el que actúa, y no quien lo lee.
Y así es como llegamos a My Only Memory, una pieza en la que la oscuridad, por paradójico que parezca, nos permite ver. El texto se filtra en nuestras mentes, lugar donde se transforma para producir un tiempo excepcional, no mesurable, no lineal, una suerte de presente continuo que se genera a sí mismo a partir de imágenes cambiantes. My Only Memory dispone una voz sin cuerpo o, más bien, un cuerpo de voz para que, en su materialidad, el autor se desprenda y el espectador se aprehenda. Esa voz se dirige y habla a veces en singular y otras en plural, unas veces nos interpela y otras parece hablarse a sí misma, unas veces en femenino y otras en masculino. Es una voz que responde a alguien, que es de alguien o de algunos.

El trabajo de Juan Domínguez se gesta en la escena de la danza madrileña de finales de los ochenta, junto a las coreógrafas Blanca Calvo, La Ribot, Olga Mesa o Ana Buitrago, con quienes actuó como intérprete en sus inicios. Cuando pocos años después comienza a crear su propio trabajo, Juan Domínguez de inmediato se desplaza e inicia un proceso de borrado respecto a su identidad como bailarín y de cuestionamiento de los parámetros de la creación en escena. Aparecen entonces otras materialidades y también otros cuerpos: el del texto, el del pensamiento, el de la imagen, incluso el cuerpo entero del teatro, el de la máquina que nos reúne y, por supuesto, el del espectador. Incapaz de obviar las estructuras que definen la situación teatral, su trabajo como autor pronto se enmarca en la llamada danza conceptual de comienzos de los noventa. En esta constelación Juan Domínguez se presenta a sí mismo como un payaso conceptual, un cowboy mágico, un modelo poeta y un comisario del placer. Su extensa producción realizada a lo largo de veinte años incluye piezas dirigidas por el mismo o creadas en colaboración (The taste is mine 2002, The Application 2005, Shichimi Togarashi junto a Amalia Fernández 2006, blue 2009, El triunfo de la libertad junto a Juan Loriente y La Ribot 2014), propuestas de autoría compartida con los diferentes agentes (Clean Room 2010-2016) y la organización de programas curatoriales (In-presentable en La Casa Encendida de Madrid 2003-2012; Picnic Sessions en el CA2M de Móstoles 2013, 2015; Living Room Festival en diversas ciudades europeas 2010-2017).

Concepto, dirección y texto: Juan Domínguez
Duración: 1 hora y 15 minutos
Creado en colaboración con:

Alejandra Pombo – material sonoro
Gilles Gentner – diseño de luces
Adolfo García – diseño de sonido
Barbara Greiner, Stephanie Königer – coordinadoras de producción

Una producción de Juan Domínguez en co-producción con Kunstencentrum BUDA-Kortrijk y Tanzfabrik-Berlin dentro del programa de apap-Performing Europe 2020, co-financiado a través del Creative Europe Program de la Unión Europea. Los Teatros del Canal-Madrid. BAD-Bilbao Antzerkia Dantza. Con el apoyo de Skogen-Gothenburg. Financiado por Hauptstadtkulturfonds-Berlín.

Gracias a Astrud, Bomba Estéreo, Los Ángeles Azules, Francis Cabrel, Victoria Pérez Royo, María Jerez, Mette Edvardsen, Cuqui Jerez, Jorge Jordi, Lola Rubio, Olga Cabrera, Sonia Noya, Manuela Schininá, Jesús Acebedo, Diego Agulló, Kike García, Arantxa Martínez, Jaime Caballer, Laura Cerrolaza, Maral Kekejian, Juan Gabriel Harcha, Marta Palacios, Julia Rubies, Alma Soderberg, Edurne Rubio y Julia Rodríguez.

My Only Memory I Juan Dominguez