Marzo 2021
por Maria Alcaide

Aspirar alto, aspirar profundo

 

Ve sin prisa, porque para hacer esta ruta se necesitan años de trabajo.

Esta ruta parte de un Sur indeterminado, que inevitablemente se piensa como Sur desde un lugar que se articula como Norte o como Centro en un acto de verticalidad imaginaria.

1. Lo primero es aprender a situarse. Nach vorne (hacia delante). Nach hinten (detrás).
En 52.4901242,13.3875182,17 de Nostitzstrasse se dan clases de flamenco en alemán. Aprendes las direcciones y los números para poder construir tu primera sevillana y después olvidarla. No te sientes cómoda en un lugar que se presupone tu rincón. A pocas calles, vives y trabajas como Au pair (entre otras muchas cosas) para una familia acomodada que se entiende a sí misma como clase cultural. Ellos te eligieron porque su Au Pair anterior venía del mismo sitio que tú. El padre de la niña a la que cuidas, profesor de filosofía en la Freie Universität, describe a su ex-niñera como “una mujer de raza, morena y exuberante”.

2. Lo segundo es aprender cuál es tu sitio. En ese intento por lograr la perpendicularidad absoluta, una se cansa de pegar patadas a la tierra.
Te encuentras en lo más alto de la montaña 41.4064406,2.1683763, en un aula de una escuela privada de Barcelona desde la que se ve el mar. Aquí todo parece estar suspendido en el aire. Todos los días subes a la torre más alta del edificio, que alberga la biblioteca —porque los libros siempre están arriba—, para sentir que perteneces a ese mundo donde la gravedad es más liviana, aunque no sea del todo verdad. Abres la boca, aspiras la ese y no terminas una palabra. Tus compañeros se ríen, porque hablar no está permitido en las bibliotecas y tú, encima, te comes las palabras y el conocimiento se te escapa cuando aprietas los dientes.

Sudas. Cuesta abajo. Corres. Llegas tarde al siguiente puesto. Justo al lado de lo que sería la zona sucia de la escuela privada, de los museos con nombre y apellidos, de los turistas que se agolpan sobre las piedras falsas del Born. Abres el portón de “Paraíso flamenco” 41.3850174,2.1783694,17 que ya no existe. Trabajas aquí sin contrato, como una parodia de ti misma. Te han elegido otra vez porque la dependienta que anteriormente ocupaba tu lugar venía del mismo sitio que tú. Comienzas a preguntarte qué es lo que te ha traído a esta coordenada. De todos los currículum que has repartido, te han escogido a ti, aquí.
A todas vosotras.

Por la gracia.
Por el salero.
Por los idiomas.
Por los conocimientos en redes sociales.
Por la experiencia en el sector.
Por bailar una vez sevillanas.
Porque acabas de llegar.
Porque aceptas trabajar sin contrato.
Porque no tienes opciones.
Porque te resulta cercano.
Porque tienes que pagarte la escuela.
Porque es temporal.
Porque
aspiras
alto.

3. Lo tercero es encontrar tu lugar. Empiezas a creerte que puedes conseguirlo. Sigues trabajando en paraísos textiles, como tus antepasadas, y a la vez fabricas capital simbólico que se deposita en esta ciudad, al igual que tus antepasadas.

41.3949307,2.1562763,17
41.3916768,2.1594677,17
41.3903498,2.1618671,17
41.3834883,2.17168,17

Desde la torre más alta de “El Corte Inglés” 41.3855647,2.1682019,17 que ya no existe, se ven unas Ramblas que bajan o suben, según el día. Y tú vas con ellas. Replicas el movimiento buscando una genealogía que te acompaña y que se aleja de aquello que te configura, averiguando nombres que han sido borrados, convertidos en romanticismo, o lo que es peor, espectáculo. ¿Cómo vas a encontrar esas biografías y hacerlas tuyas, si en el Sur ya no se acuerdan de sus nombres porque se han quemado en su disfraz de Sol y en el Norte sólo son recuperadas en las cámaras frigoríficas del museo?¿Cómo vamos a posicionarnos en este aquí si perdemos nuestros nombres, si no nos decimos como Sur, si no nos responsabilizamos de nuestra forma de trabajar siempre en ese afuera?

Me pregunto cuáles son los lugares que podemos ocupar.

41.4085594,2.0930049,12

Coordenadas, de Norte a Sur.

Esta ruta era en Febrero, pero ahora es en Marzo. El punto medio entre estos tiempos es el día 28. Feliz día de Andalucía. Los relatos que aquí aparecen son fragmentos de verdad de migrantes que viven en Barcelona. Las coordenadas han sido desprovistas de su orientación.

Texto de Maria Alcaide para GRAF. Maria es artista y formó parte del programa de Residencias online/offline 2020-21 de BAR Project.