GRAF t’apropa la programació de creació contemporània a Catalunya. L'agenda que suma totes les agendes.

"COME ON, YOU CAN DO THAT" - Mikel Escobales

Lloc: Blueproject Foundation
Princesa, 57
08003 Barcelona
Preu: Activitat gratuïta
Exposició

La Blueproject Foundation presenta la exposición “Come on, you can do that” de Mikel Escobales (Aretxabaleta, 1991), el primer artista residente de 2019, seleccionado en la pasada convocatoria de proyectos. La muestra se podrá ver en la Sala Project del 25 de enero al 17 de marzo de 2019.

“Por ahí, en invierno, escuché que el sol imantaba a la materia. Hice caso a los objetos. Allí se relacionaban las imágenes, allí di cabida a estructuras abiertas. Seguía un guion sabio como los secretos, pero con orificios exactos para los que venían a verme. ¿Quién no duda cuando cree haber terminado algo? Mientes. ¿No duda acaso la cosa de sí misma? Gracias a las conversaciones, supe disponer sonidos propios. Lo que se difuminaba era otro modo de acción, por eso anhelaba la sutil dureza. Comprendí la lucidez de la basura. Jugué como niño con nexos de madera, una tarde próxima. Otra noche, entre el verde gigante, vi el último estertor del faro. Me fascinó lo maquinal de esa luz, como maligna. Quise reptar por el suelo de los hormigueros. Mis deseos eran nítidos: una bóveda en el alcantarillado, un tren en mis manos vivas. La perspectiva va a perseguirle, pensé, la perspectiva es pretender algo para otros ojos. Yo hacía y hacía. No me preocupaba significar. Cambié la gravedad por los nudos blancos y los nudos negros, prensados como redes. La vertical aparecía entonces como una presencia física. La rodeabas, te imprecaba desde su raro equilibrio, y salías de allí queriendo tocar una diadema. Toda génesis es misteriosa. En el origen de los actos reside un futuro nervioso. La magia está en no saber, sabiendo. Con todo, respondí a cien preguntas, que aquí no diré. Bailaban las curvas que yo segmentaba, mientras tanto. La disposición superó los límites del tablero. Llegué a sentir como ajenas cosas a las que hablaba en voz muy baja. Mi taller estaba contaminado por la luz. ¿Quien vuelve, ve dos veces? Mientes. ¿No sería yo tacto con ceguera? Supongo, por lo demás, que se espera que hable de lo que he traído. A ese nivel, os diré que el tiempo abraza a la erosión. Muchas cajas se desfiguraron en el trayecto. También se me ocurrieron, lo sabéis, estos cables. Me atrevería a buscar el eco violeta sobre láminas, su afán por ser lo mismo que reciben unas gafas gruesas. Es mío el mimo de lo que respira en conjunto, es nuestra la técnica al servicio de la intuición que no siempre prioriza lo pensado. Aquí todos, en el ahora, hacia el sentido. Cuando te conocí, todavía te estaba esperando. También a ti te obsesionaban los lugares extraños. Hablabas sobre hechos todo el rato. Yo he desplegado el velo de estas paredes. Capaz, verás en mí al que cuida esta brazada última. En mi lengua, un escenario es todo experimento impensable.”

Texto de Álvaro Guijarro