GRAF te acerca la programación de la creación contemporánea en Cataluña. La agenda que suma todas las agendas.

Agosto 2018
por Cloe Masotta

Okupar el archivo

“Podría haberte enviado algo desde mi teléfono. Ver cómo se extiende. Cómo es invadido por otras secuencias, muchas secuencias, cómo es remontado, rearticulado, reeditado. Hagamos confluir y desgarremos nuestros escenarios de ocupación. Rompamos la continuidad. Yuxtanpongámoslos. Editémolos en paralelo. Saltémonos el eje. Construyamos suspenso. Pausa Contraplano. Sigamos buscando la primavera.”
Hito Steyerl, En defensa de la imagen pobre

08018

Esta ruta se dibuja a partir de una serie de coincidencias que me llevan a reflexionar sobre la acumulación, circulación y disponibilidad -sin entrar en consideraciones legales- de las imágenes en Internet y la configuración de un eventual archivo audiovisual, y también sobre las posibilidades de su libre reapropiación. A partir de la ruta GRAF del mes de mayo, que reflexiona sobre la configuración de subjetividades en el entorno digital, prosigo el mapa trazado por su autora Marla Jacarilla con quien coincido en El poder del archivo y de la remezcla audiovisual un taller que tiene lugar en Hangar, coordinado por Ingrid Guardiola, e impartido por el abogado Abel Garriga, el teórico y cineasta Eugeni Bonet y las realizadoras Diana Toucedo y Florencia Aliberti.

Durante los dos días de la formación, en que empiezo a rumiar este texto, esta se convierte en una brújula o mejor, un mapa, que me guiarán a través del territorio de okupación del archivo audiovisual del artista Kikol Grau que lleva años colaborando como técnico con Hamaca, una plataforma de difusión del videoarte español, a la que nos acercaremos al final de esta ruta. En una pausa entre intervención e intervención en las instalaciones de Can Ricart, sede de Hangar y de Hamaca, me encuentro con Kikol. Le explico que estoy pensando en escribir cuatro líneas sobre la exposición que le consagra la Virreina Centre de imatge; que han coincidido la inauguración del evento con el curso sobre reaproiación fílmica, y con mi lectura de Los condenados de la pantalla de Hito Steyerl -preparando por mi parte una formación para profesorado en el MACBA centrada en el audiovisual contemporáneo. Kikol me responde que precisamente la artista y teórica alemana ha sido una rica fuente de inspiración para pensar su propia producción.

08002

¿Es posible a través de la okupación audiovisual de la inmensa cantera de imágenes existentes montar una suerte de anarchivo de la historia de la transición y del punk en España, no solo a través del relato de sus protagonistas sino de sus imágenes, reapropiadas, o mejor okupadas? La exposición Dame Pank y Dime Tonto revisa la trayectoria de Kikol Grau desde la creación de programas en televisiones públicas, a la realización de documentales, videoclips o artefactos audiovisuales de diversa índole y nos invita a pensar el archivo de imágenes que nos ofrece por ejemplo Internet, como un espacio susceptible de ser okupado. Y en la exposición, tal y como me había anunciado Kikol en nuestro encuentro fortuito, vuelvo a encontrarme con Hito Steyerl en el texto biográfico que puedo leer completo en una hoja de mano, pero que también está fragmentado y distribuido en distintos puntos de la exposición. Escrito en primera persona, en el texto Grau se apropia de algunas citas no solo de la teórica alemana sino también de John Berger, otra fuente de inspiración a la hora de pensar su obra.

A propósito de la propuesta expositiva, al realizar un recorrido fugaz, sin detenerme aún a visionar las diferentes pantallas y propuestas audiovisuales, descubro que también la exposición se puede concebir como un archivo, en el que junto con la proyección de programas televisivos, videoclips, desopilantes re-montajes o desmontajes de películas mainstream o su trilogía de la historia del punk español, podemos ver su colección de consolas de videojuegos vintage, cómics, fanzines, vinilos -pues la música es también un componente esencial en las creaciones de Kikol-, libros o pósters de sus películas.

080…

Abandono las salas de la Virreina en plena canícula. A 30º a la sombra hace demasiado calor como para quedarme en la calle. El mapa que me ha llevado desde Hangar hasta la Rambla parece cobrar vida y traza tantas rutas como barrios y casas hay en la ciudad. Ventilador, sofá y palomitas. Me conecto a Internet donde puedo seguir viendo en el Atlántida Film Fest una retrospectiva de la filmografía de Kikol Grau. En Histeria de España (2017) e Histeria de Cataluña (2018), un proyecto colectivo coordinado por el realizador catalán que presenta en forma de collage piezas de: Carlo Padial, María Cañas, Andrés Duque o David Domingo entre otros cineastas, la Historia se trastoca, pierde sus letras. Ya no es un cuerpo-documento sino un cuerpo enfermo-convulso infectado de corrupción politica, un cuerpo igualmente trastocado. Este se compone, sin duda, de otros cuerpos, los invade para una vez extraídos de su contexto asimilarlos, transformarse y devenir un organismo nuevo.

Programas infantiles, informativos, fragmentos de clásicos del cine español, objetos audiovisuales no identificados procedentes de Internet, pelícuas gore… sirven a los cineastas que han colaborado en el proyecto para configurar un relato descarnado pero no exento de humor sobre nuestra historia reciente, y presente. Junto con estas dos películas en el festival de cine on-line, podemos ver otras como Moctezuma-Grau descendencia mortal (2017), la investigación de Kikol sobre sus posibles orígenes aztecas, que además nos introduce en la fascinante filmografía de Jorge Grau. Moctezuma se compone de fragmentos documentales, ficcionales y entrevistas de elaboración propia así como de diversas secuencias de la historia del cine fantástico y de horror, uno referente central en la trayectoria de Kikol Grau. De hecho, mientras sigo la indagación de Kikol en su árbol genealógico, reaparecen las portadas de los fanzines que he podido hojear en la Virreina, en que figuran el Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Sitges y la Marató de Cinema Fantàstic i de Terror de Sants.

Todavía hace mucho calor en la calle. Después de descubrir algunos realizadores de Histeria de España e Histeria de Cataluña siento curiosidad por conocer mejor sus filmografías. Conecto mi televisor a la web de Hamaca, que en su décimo aniversario acaba de renovar su web, y también a la de Apología/Antología, un co-comisariado disponible on-line y en DVD del fondo fílmico de Hamaca, una amplia selección temática a cargo de Gonzalo de Pedro, Eugeni Bonet, Arturo Fito Rodríguez y Neus Miró. Después de varias horas sumergida en este torrente audiovisual, el curso, la exposición, y la lectura de Steyerl, y la autobiografía de Kikol sembrada de citas sobre el uso de las imágenes en la contemporaneidad, parecen confluir en una sugerente propuesta:

Okupemos el archivo para reivindicar a través de la apropiacion audiovisual la libertad de expresión. Hagámonos con todo el acervo de imágenes que nos habitan, que habitamos. Contestemos a lo excesivamente brillante con un aullido visual que abra grietas para alumbrar nuevos sentidos entre una y otra imagen reapropiada o usurpada. Hagamos circular esos poemas, collages, detritos visuales de ojo en ojo. Filmemos con lo que tengamos a mano, la indefinición puede ser tanto o más hermosa que una imagen deslumbrante.

Sigamos buscando la primavera.


Texto de Cloe Masotta para GRAF. Cloe es investigadora, crítica y docente de cine y arte contemporáneo.